Sophie Calle, el voyeurismo hecho arte