Pasear, la nostalgia del cuerpo secuestrado