La memoria de la ciudad se envuelve en un cucurucho de papel con castañas asadas