El imaginario del Tano sale a la calle